Palabras pronunciadas por la Señora Ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas

El 14 de octubre de 2014 en el auditorio de la Universidad Tepantlato, con motivo de la culminación de los Doctorados en Ciencias Penales y Derecho Constitucional de dicha Universidad.



  • alt text
  • alt text
  • alt text

"Doctor Enrique González Barrera, Rector de la Universidad Tepantlato.
Honorables miembros del Presídium, integrantes del claustro docente de la Universidad Tepantlato.
Queridos egresados y egresadas de los Doctorados en Ciencias Penales y en Derecho Constitucional.

Señoras y Señores:

Primero que nada, quiero agradecer la siempre gentil hospitalidad del señor Rector de esta casa de estudios, Doctor Enrique González Barrera, quien desde que inició con este proyecto educativo, el cual hoy culmina otro capítulo, me ha mostrado gala de su cordialidad y honrado siempre para estar aquí con todos ustedes en este importante momento de su vida profesional y académica. Agradecer igualmente a todo el personal directivo, docente y administrativo de esta Universidad Tepantlato por recibirme en su casa, y a todos ustedes su generosa asistencia.

Es para mí, siempre un privilegio encontrarme entre tan destacados miembros del foro jurídico. Pero particularmente, en ocasiones como esta, me siento de lo más halagada, precisamente por el motivo del evento que nos reúne aquí: celebrar a quienes después de dos años de intensa labor académica culminaron exitosamente el plan de estudios y por ello han obtenido el grado de Doctores en Ciencias Penales y en Derecho Constitucional.

Esto sería motivo suficiente de celebración, pero esto se potencializa cuando quienes han alcanzado el más alto rango académico, son funcionarios judiciales. Es un doble honor acudir a este evento y observar que son Magistrados, Magistradas, Jueces, Juezas, Secretarios y Secretarias de órganos jurisdiccionales federales y estatales los que obtienen el grado de Doctores en Derecho, puesto que ello evidencia su permanente compromiso no solo personal, sino también, con la impartición de justicia, pero sobre todo, para con la sociedad mexicana.

Hoy, las y los juzgadores mexicanos no sólo tienen bajo su deber la protección del orden jurídico nacional, sino también del sistema internacional de Derechos Humanos a raíz del nuevo paradigma de reformas constitucionales; por lo tanto, la obtención del grado académico de Doctor, debe conminarlos a redoblar su compromiso y sus responsabilidades de cara a la sociedad, a la que deberán servir con ahínco, pues a partir de hoy, desde la cúspide del conocimiento y por otro, como los guardianes del Estado Constitucional de Derecho con mayor preparación.

Contar con el grado académico de Doctor o Doctora, implica que su posición les permitirá construir y realizar investigaciones más rigurosas en torno a su campo de estudio y en consecuencia, arribarán al puerto seguro de la excelencia jurídica. Por su parte, impartir justicia y contar con el referido grado, implicará que el conocimiento del que se sirven para ofrecer una respuesta imparcial a los justiciables en su labor jurisdiccional, se expresará con esa excelencia jurídica.

No quiero dejar de mencionar que dentro de este nuevo paradigma constitucional, juega un papel primordial el que la sociedad mexicana cuente con juzgadores y juzgadoras de excelencia, para ello, un factor primordial es contar con instituciones educativas igualmente de excelencia, en tanto coadyuvan en su preparación. Un ejemplo vivo de ello es la Universidad Tepantlato. Esta casa de estudios, es ya una realidad. En poco tiempo se ha posicionado y reconocido como una Universidad de calidad; cuenta con un claustro de profesores de probada experiencia y amplios conocimientos; por sus aulas de doctorado han pasado grandes funcionarios judiciales, entre otros, el señor Ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, orgulloso egresado de esta Universidad y un gran ejemplo a seguir.

Agradezco profundamente de nuevo la distinción de que me permitan estar hoy aquí compartiendo con ustedes y sus seres queridos este importante logro de su vida personal y profesional, tengan presente que con el grado académico que hoy obtienen, son ustedes parte y protagonistas de este cambio tan importante que está viviendo nuestro país, y los invito a que, desde la labor que a cada uno le corresponde sumemos esfuerzos para lograr una sociedad más justa, más equitativa y más incluyente.

Felicidades a todos"